Edición 364

Año nuevo, vida nueva

PDFImprimirCorreo electrónico

Aquí estamos, en el inicio de un nuevo año y de una nueva década de este siglo XXI. A medida que pasa el tiempo y nos hacemos cada vez más viejos, algunos dicen que también nos hacemos más sabios. Pero, además de esta verdad de perogrullo, es indudable que nos volvemos más pelotudos.

El fuego descontrolado de la juventud, va dando paso a otras formas de calor, como de soplete, de mayor control, pero también de mayor  cobardía.

Cuando uno piensa que se le botaba a un tren en movimiento, o hacía una jugada temeraria con el balón, con el paso del tiempo es inexorable que uno lo piense. Las rodillas no dan para tanto, o ¿qué sucede si llego hasta el borde del precipicio en bicicleta o auto?

Divagación inconclusa para decir que en este nuevo año, como afirma Leopoldo de Quevedo, nuestro columnista vallecaucano como el Calima-Darién, vuelven las mismas promesas, las mismas intenciones, los mismos planes pero camuflados con otras vestimentas. A pesar de que esas ideas y metas quedan como ejercicios para los frustrados, el escritoriador Miguel Ángel Giordano nos da la respuesta: frustrado es quien no lo intenta.

Por eso en este 2010, Buque de Papel seguirá navegando por las aguas del asombro, por el rescate de los géneros periodísticos –tan desvalorizados y prostituidos- por el contar historias sólo con el placer de contarlas.

Contaremos con nuevos tripulantes que ya se están preparando en muelle seco, para comenzar a asombrarse y asombrarnos con la cotidianidad de la vida que merece ser contada, y con nuevas herramientas que nos permitirán hacer más amenos y tecnológicos estos relatos.

Nace Radio Buque de Papel,  como la prolongación del esfuerzo del semanario, pero esta vez utilizando las ventajas del streaming de radio virtual. Habrá de todo: desde programas para hablar paja, hasta crónicas urbanas, noticias y servicio de tránsito en Bogotá, inicialmente.

Estén atentos de las promociones y del lanzamiento.

También nace la propuesta de sello editorial Buque de Papel, con el fin de promover la escritura de libros, ensayos, investigaciones que deban ser publicadas en físico y que tengan su componente virtual, tanto en la promoción, como en la distribución y venta. Los viejos sabios de verdad, como Mahoma, decía que si la montaña no venía a él, él iría a la montaña. Es así que decidimos hacer este esfuerzo para romper la enorme rosca explotadora de las editoriales grandes, que ni con palanca publican a nuevos escritores o periodistas. Sucedió conmigo y con el libro de Radionet, -que será lanzado en febrero- y con tantos otros colegas con quienes llegamos a la misma conclusión: lo malo de la rosca es no estar en ellas. Así que hay que crear nuestra rosca, claro, una más democrática donde al menos valga la pena el esfuerzo.

En fin, nos frotamos las manos de tan sólo pensar en todo lo que viene por boca y nariz. El 2010 debe ser un año bueno, al menos de trabajo para todos, es de coyuntura por el mundial de fútbol y por las elecciones en Colombia, que serán el mismo repetido.

Así que albricias, abrazos y que los buenos aires hinchen vuestras velas para que cumplan los sueños, claro, con mucho trabajo. Nosotros dejamos las velas atrás en 2009 para pasarnos al motor, como en los antiguos vapores del Magdalena colombiano. Es nuestra nueva imagen, más autóctona, más colombiana.

¡Salud!

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.