Edición 359

Quienes mueven la economía colombiana

PDFImprimirCorreo electrónico

Ahora, cuando empieza la recta final para determinar el incremento en el salario mínimo en Colombia, Portafolio – el tabloide que sigue el devenir de la economía en el país- comenta con detalles que el mercado de los carros de lujo está moviendo la industria y la economía más que otros renglones convencionales, como el comercio, los servicios, la minería y la agricultura.

Quienes mueven la economía colombianaLos industriales, por otra parte proclaman a voz en cuello que la economía apenas está saliendo de la crisis y que 20 mil pesos al mes será excelente aumento para equilibrar la economía de las empresas y no ir en contravía de la baja inflación. Que ello balanceará la pérdida del poder adquisitivo de los asalariados por el alza de los precios de la canasta familiar y los alquileres. ¿De cuál crisis se habla ahora, si en agosto se decía que el país iba de maravilla?

Parece haber una contradicción en esto de la economía tal como la muestran los pagos a ejecutivos, los costos de los vehículos que las empresas les están dando y las quejas de la baja productividad de las mismas y los índices de ventas altas que muestra el Dane. ¿Quién compra, qué compran y cuánto ganan los que elevan este índice de la oficina que certifica la relación entre ventas, producción, salario, capacidad adquisitiva del “colombiano común”? Hay una desinformación calculada en estos datos que se mezclan y con los cuales se confunde a la gente del común.

Los de arriba reciben de los empresarios pan y pedazo. Sueldos millonarios y ahora carros lujosos. Para ellos sí hay plata en las empresas, pero no para generar empleos, el mayor descalabro social que padece Colombia. El mercado y las calles se están inundando de carros BMW, Audi, Mercedes, Volvo cuyo precio oscila entre 90 y 64 millones, según Portafolio de este domingo 7 de noviembre. Se califica de espectacular la recuperación de este sector y de histórica la marca de ventas de autos lujosos. Aquí el lobo de la injusticia social deja ver su cola por parte de los empresarios.

El gobierno Santos sigue hablando de la Prosperidad Democrática que ya la están sintiendo los empresarios. A continuación habla de los mayores problemas que combatirá: el desempleo, la pobreza y la maltratada salud. Todos sabemos que el Estado sólo tiene el erario que se alimenta de los impuestos que pagamos los de abajo y la clase media. Y con él sólo alcanza para pagar las dietas más altas de América de los parlamentarios, los gastos de la deuda pública y otros gastos de guerra y de subsidios. Y la industria, la minería, los bancos con sus ganancias, también tienen un compromiso social con el país que se debe revertir en dar mejores salarios y abrir nuevas fuentes de trabajo.

El Dane y el gobierno deberían tener en cuenta los indicadores que propone el IDH para 2010 el Programa de las Naciones Unidas* para el Desarrollo humano. En él ubica a Colombia en el lugar 79, por debajo de Argentina, Uruguay, Panamá, Brasil, México, Costa Rica, Perú, Bolivia, Venezuela y Ecuador. Nos estamos convirtiendo en compradores y vendedores de la producción de otros países, pero nuestra productividad es casi nula. Sólo sale en exportación carbón y otros metales, explotados por firmas extranjeras, gasolina y gas y algo de textiles, flores y artesanías. Las demás actividades las domina la “inversión” extranjera. Nuestros empresarios y profesionales graduados en Colombia no están dando la talla para aprovechar la riqueza de nuestro suelo y el talento nacional.

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.