Edición 367

Las reservas para pago de las pensiones

PDFImprimirCorreo electrónico

¿En qué estado estarán las reservas o dineros que cotizan los asalariados y los empleados y los pensionados para el pago de sus mesadas? ¿Dónde andan estas reservas multimillonarias y quién las usufructúa? ¿Quién más come de esta sangre de quienes todavía pueden decir que van a recibir el beneficio de la pensión en esta patria maravillosa?

Antes el Seguro Social recogía el 12 por ciento de sus cotizantes y lo guardaba hasta que el candidato llegaba a su edad de merecer el descanso de su trabajo en una empresa del estado o privada y le pagaba el 75 por ciento de lo que ganaba. En adelante, aunque ya no se llame salario, se sigue descontando para salud a esta dimidiada suma. Pero bueno. Esa no es la materia de las preguntas anteriores.

La pregunta y la preocupación apuntan a precisar quiénes están recibiendo en su santo seno los descuentos jugosos de los trabajadores colombianos que esperan pensionarse. Y cómo los conservan intactos o los ponen a rendir y a aumentar el valor que "ahorra" cada cotizante. O, por lo contrario, si el cotizante está expuesto a que el dinero que le debitan de nómina por concepto de pensión y pasa a un fondo privado, se está disminuyendo por efecto de los dientes del engranaje demoníaco del sistema financiero que se lo permite.

El espíritu del legislador que concibió sabiamente la pensión de jubilación para los trabajadores que han cumplido edad y tiempo según la ley es que tengan al final de sus días una suma mensual que cubra sus necesidades. Que sea un premio a su tenacidad y por el servicio a una o varias entidades en donde desgastó sus músculos y su salud y en donde contribuyó al progreso del país.

No puede ser que después de prestar un servicio y ahorrar de manera obligatoria una parte de su salario o sueldo, unos Fondos inmisericordes y raposos le socaven al viejo su pan y su rescoldo de vida y de descanso. Arrancan cada mes a pellizcos un pedazo de mesada y a final de año la tajada es considerable. Y, en resumidas cuentas, se llega el día en que el Fondo, que así se llama, porque es hondo para que quepa harta plata, le entrega una miseria al pobre cotizante. Media pensión, son los restos que quedan del ahorro porque la otra mitad se lo comió la cocinada en la olla de los que brindaban un horizonte brilloso o un porvenir lleno de bondades.

¿Por qué el gobierno de las prosperidades no fortalece el desfallecido Seguro Social y autoriza que el Estado maneje con transparencia estos sagrados dineritos que le esquilman los avarientos Fondos al trabajador? Ya han comido suficiente en los largos años que han demostrado su hambre y su astucia de lobo camuflado.

Antes había plata "contante y sonante". Llegaba el día señalado de pago y se pagaban las pensiones. Hoy la fecha es insegura. ¿Qué está pasando tan grave? ¿Qué no hay plata en el fondo, que la olla está vacía? No se hicieron los cálculos actuariales, no se contó con que la tajada que sacan los Fondos merman no solo la mesada sino que están poniendo en peligro la subsistencia de la reserva? Los sabios de Fedesarrollo, de Superfinanciera, de Minhacienda, la Contraloría, el Defensor del Pueblo, tendrán algo que decir?

El remedio no puede ser que el Estado resuelva "regalar" una sumita de 85 mil pesitos mensuales a los que no son congresistas, expresidentes, exministros o exmagistrados para que compren y se beban por día una aguadepanelita.

*Información en:

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/F/fondos_de_pensiones_deben_financiar_vias/fondos_de_pensiones_deben_financiar_vias.asp

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.