Edición 371

Lo que dicen los indicadores para 2013

PDFImprimirCorreo electrónico

El nuevo ministro de Vivienda acaba de revelar que en Colombia hay 20 millones de pobres. La mitad de los habitantes del vasto territorio está sumida en la pobreza. No ganan ni el salario mínimo en el mes y no tienen vivienda propia. Y, peor, dos millones de colombianos son indigentes, o sea, que para subsistir deben pedir limosna en las calles.

La VI Cumbre de las Américas del Norte, alojada con lujos y seguridad en la Perla de América, Cartagena, sirvió para saber que el país anfitrión, Colombia, ocupa el último puesto en pagar salarios a sus trabajadores.

Pero, por otro lado El Banco de la República, el presidente de la Andi, los señores de Fedesarrollo, los Ministros de Hacienda, Comercio y Desarrollo y el Dane dicen que Colombia tendrá un 4,5 de crecimiento económico este año y que está blindado para cualquier recesión o efecto de lo que pueda pasar en la Eurozona.

Por supuesto que el lenguaje que usan es para desinformar de la verdadera situación social del país. El PIB que se publica es la suma de las importaciones y exportaciones que realizan los que pueden hacerlo. Hay un balance equilibrado, dice el gobierno. Incluso, hay posibilidades reales para que EE.UU. traiga más mercado sin aranceles al país con el TLC. Y se anuncia que habrá estímulos y préstamos a quienes estén interesados en exportar y ¡que no les cobrará intereses!

¿Quiénes importan y quiénes exportan en Colombia? ¿A qué bolsillos llegan las ganancias de estos grandes negocios? Porque las sumas que se mueven son supermillonarias. Cerrejón, Ecopetrol, las multinacionales que explotan minas de oro, plata, níquel, y petróleo, las cementeras, las papeleras, los ganaderos, las compañías que comercian los medicamentos, los textileros, las importadoras de vehículos, las grandes superficies que venden e importan licores, ropa y zapatos., las compañías de aviación, los bancos que captan el dinero para pagar sueldos, salarios, pensiones y luego que ganan por las tarjetas de cajeros automáticos.

O sea, que sí sabemos dónde está ubicado el PIB en Colombia. El colombiano raso produce, se gasta la espalda en las bananeras, los yucales, los cañaduzales, en los almacenes, en los bancos y recibe los salarios más bajos de todas las Américas. Produce para que el exportador se frote las manos y obtenga ganancias, para que el importador distribuya y venda sus productos en almacenes o en las calles. Pero el empleador no retribuye con equidad a la mano de obra, al obrero o esclavo. Esto lo vieron en las estadísticas los 32 mandatarios que vinieron a disfrutar de Cartagena. Porque al pueblo-pueblo no lo vieron. No se le permitió llegar por aquello de la seguridad de Obama.

Es lo que muestran los indicadores. Colombia es un país de pobres que producen para unos pocos que agarran la plata. Como el mico que come banano, apretándolo en el puño.

Preguntilla: ¿Cuántos nuevos exportadores del agro tendrá Colombia a partir de la finalización del milimétrico conteo de la carismática Malú en Caracol?

*Abogamos por una postura de centro. No nos gustan los extremismos de derecha ni de izquierda, y a ambos les damos duro por igual. La vida no es blanca ni negra, es de matices y como tal, hay que entenderlos y tolerarlos. Pensar y amar son las tibias de nuestra bandera calavera. Asaltamos la rutina y hacemos de lo cotidiano una noticia.