Edición 354

Viaje al centro de la abstracción

PDFImprimirCorreo electrónico

Viaje al centro de la abstracción

Todo pintor tiene un sueño: y es el de exponer ante un público que aprecie y entienda su forma de expresión. Al menos, ese es el centro del trabajo del pintor chileno Julio Gaete Ardiles quien, con mucho trabajo, esencia de cualquier arte, va cristalizando lo que imaginaba desde niño.

-¿Quien es Julio Gaete como ser humano y como artista?

La verdad no sé muy bien quien soy y tampoco veo una gran diferencia. Desde niño fui muy serio, observador, creativo y con mucha imaginación, pero lo encontraba tan difícil; hay que ser valiente. Nunca pensé que iba a ser pintor, incluso cuando tenia 2 años le decía a mi familia que quería ser doctor,  jajá.

Yo me eduqué a través del arte y se transformó en una forma de vida. Detrás de un artista de verdad tiene que haber calidad humana, conciencia  y pasión por lo que haces, no hay otra forma. En realidad no sé si me recuerden como artista o como una gran persona.

Me gusta estar sólo y me disfruto mucho. Todo el tiempo estoy pensando en el próximo cuadro. La pintura salvó mi vida y eso fue muy importante para mí, porque cuando no logras darle un sentido a tu existencia, tu vida se transforma en algo insoportable. Estoy muy agradecido de todo el apoyo de la gente que me ha ayudado, todo se fue dando y acá estoy feliz con lo que hago y eso es la esencia de la vida. La felicidad no es placer, es integridad.

-¿Desde cuando en el arte?

Desde que tenía nueve años cuando entre al colegio experimental artístico en Santiago de Chile, una alternativa no convencional de educación, gracias a  mis hermanos mayores y a mi madre; eso marcó un antes y un después. Lo pasaba muy bien en el colegio. Tuve una infancia muy linda, ahí conté mis primeros maestros, era muy entretenido. Me gradué como Técnico Superior en Artes Visuales, mención escultura-forja, luego ingrese a la Universidad, a la carrera de Bellas Artes y hoy me dedico a la pintura de forma autodidacta. Cada vez me lo fui tomando más enserio y acá estoy trabajando para usted.

-¿Qué significado se le puede dar al arte y a la pintura en los actuales momentos de histeria colectiva y paranoias, como la gripe porcina?

Pienso que vivimos en una sociedad muy enferma, por eso está llena de farmacias por todos lados. Primero te enferman y luego te sanan, es un buen negocio, es un show mediático de las autoridades, ellos manipulan y controlan la realidad a través  de los medios de comunicación, cuentan lo que les conviene. En realidad no creo mucho en esas cosas que inventan, la verdad creo que son temas que inventa el poder para desorientar a la masa de los serios problemas que tenemos en la humanidad, como la falta de conciencia, crisis energética, cambios climáticos, etc.

Como una vez dijo Roberto Matta la crisis central de energía es el amor. El amor  nos permite ver más allá de todas las cosas. El hombre es un ser muy complejo y el arte refleja esa complejidad, por lo tanto ¿cuál es la necesidad del  arte?, cada uno lo siente o interpreta como quiere. Eso es lo alucinante, tal vez el arte sirva para sanar, para despertarnos, el arte esta en todos lados y en cada uno de nosotros, el arte no genera respuestas, sino preguntas.

-¿Cuáles son sus metas en el arte y en la pintura?

En realidad no tengo metas porque cuando no te resulta algo te frustras, pero  pienso en el permanente diálogo, eso es lo que me apasiona como artista, la comunicación es fundamental y el arte comunica. El arte es la excusa de convergencia y la pintura es el conducto para aquello. Todos tenemos algo que contar, unos lo esconden, otros lo silencian.

Un oficio

-¿Me contaron que ya esta exponiendo y vendiendo bien su arte, ¿vivir del arte es difícil? ¿Cómo lograrlo?

Sí he hecho un par de exposiciones en Santiago de Chile, la última fue este año en  febrero, en la Plaza de la Constitución frente a la moneda  (casa de gobierno), invitado por el Diario La Nación, y ahora mis oleos están en una galería.

Vivir del arte  creo que es muy difícil. Yo aún no experimento eso, tuve un poquito de suerte y los primeros cuadros que hice los vendí, pero uno tiene que sembrar primero antes de cosechar. Ahora estoy dedicado sólo a pintar y eso si se vende o no, se ve después, pero sería fantástico poder vivir del trabajo que amas. ¿Cómo lograrlo? No sé. Tengo poca experiencia en la materia pero se puede lograr  cuando tienes actitud, madurez y dominio frente al objeto. Segundo punto, se puede llegar a lograr con mucho trabajo, con lucidez y lo más importante el talento. Existen artistas esforzados y artistas talentosos. La pintura es un oficio y un lenguaje maravilloso y estoy convencido de lo que hago.

-¿Qué trabajo viene y donde lo expondrá?

En estos momentos estoy  radicado en Argentina y preparando una muestra en Buenos Aires. Otras tres exposiciones voy a presentarlas en Santiago de Chile, una es posible en Lima y me gustaría ir a Colombia, tal vez, si me invitas.

Me gusta el concepto de integración y saber lo que nos pasa como región, creo que estamos fragmentados como continente.

Mi obra consiste en la búsqueda del diálogo entre el color y la forma, donde comienzan a aparecer o desaparecer las formas de la naturaleza a partir de la rapidez, espontaneidad y gestualidad. Canalizo la interpretación del hombre y su proyección en el  paisaje desde la abstracción.

Viaje al centro de la abstracción

Algunas preguntas rápidas

-Si está en un incendio y tiene que salvar a un perro y a un Rembrandt ¿Qué salvaría y por que?

Uy  difícil, es una situación complicada, en un incendio no tienes mucho tiempo de pensar en qué salvarías. Creo que si comienzas a pensar, te quemas y te mueres. No salvaría ninguno de los dos, lo único que haría sería salir lo más rápido posible para salvar mi vida.

-El mejor momento en el arte

Ahora estoy pasando un buen momento porque tengo claridad de lo que estoy haciendo, pero con el tiempo uno va descubriendo cosas y experimentando otras. Cuesta mucho hacer pintura en estos tiempos, yo aprendí copiando. El mejor momento es cuando dejas las influencias y comienzas a hacer algo propio y legítimo, también cuando tienes el  reconocimiento  de las personas, en fin… uno trabaja para la gente. ¡Están todos invitados!

-La gran decepción

No te podría responder esa pregunta. Estoy muy joven para hacer balances, me estoy recién embarcando en este viaje de la pintura.

-Qué lo enciende

La libertad de ser yo mismo, la necesidad de trascender y que la gente lo pase bien, también darle una lucha a la muerte, cuando muera quedarán mis obras.

-Qué lo apaga

Imagino que cuando te decepcionas, te apagas.

-El sonido que más le gusta

Las olas del mar.

- El ruido que detesta

El de mi conciencia.

- Su palabra favorita

Transversal.

- Su insulto favorito

Infeliz de mierda.

- Cuándo  llegue al cielo, qué le gustaría que le dijera dios

“Hola Julio volviste a casa”. Lo digo en serio, creo que nosotros venimos de un mundo espiritual. No creo en dios, pero en algo creo: en mi existencia.