Edición 375

“Mi padre me leía poemas del Siglo de Oro español y Pablo Neruda”: Federico Díaz-Granados

PDFImprimirCorreo electrónico

“Mi padre me leía poemas del Siglo de Oro español y Pablo Neruda”: Federico Díaz-GranadosEl alma y nervio de la actividad cultural del Gimnasio Moderno nos habla de su vida.

Su vida siempre fueron libros y con los libros los versos y con los versos decenas y decenas de poemas y más poemas. Su padre, el reconocido José Luis Díaz-Granados, todos los días lo envolvía en ese mágico mundo de la creación y le leía incansablemente los poemas de esos grandes vates que llenaron el mundo de ilusiones.

Hoy Federico está dedicado no sólo a la creación poética, sino a darle al Gimnasio Moderno, de Bogotá, un inmenso impulso para convertir ese centro cultural en el polo del intelecto más importante de la capital del país.

Hablar con él no es nada fácil, pues su agenda vive tan apretada, que muchas veces toca esperar dos o tres días para ser atendido, pero cuando lo hace, lo hace con el mayor de los gustos y se toma uno con él un buen tinto caliente y comparte las alegrías del mundo cultural.

  •  ¿Sus papás siempre lo arrullaron con los versos de los grandes poetas?
  • Así fue. Mi padre me leía poemas del Siglo de Oro español, de algunos poetas de la Generación del 27 y por supuesto de Pablo Neruda. Mi madre, fiel a los ancestros, me leía poemas del poeta del mar Gregorio Castañeda Aragón.
  •  ¿Recuerda los primeros poemas que le leyeron en su infancia?
  • Sí, "Farewell", "Poema 15" y "Poema 20" de Neruda, "El lagarto está llorando" de Federico García Lorca y el soneto a "Una nariz" de Francisco de Quevedo. Creo que el primero que me aprendí fue: Cielo azul sin una nube / mar azul sin una vela / solo la espuma sobre la arena / de Castañeda Aragón.
  •  ¿A qué edad escribió sus primeros poemas?
  • Creo que muy niño empecé a garabetar algunos versos y algunos cuentos donde quería prolongar las historias que leía y las películas que veía.
  • “Mi padre me leía poemas del Siglo de Oro español y Pablo Neruda”: Federico Díaz-Granados ¿Cuáles fueron los temas de esos primeros intentos de poeta?
  • El amor, los viajes, la casa.
  •  ¿Cuáles han sido los poetas que lee una y otra vez sin cansancio?
  • Siempre regreso a San Juan de la Cruz, César Vallejo, Neruda, a T.S Eliot, Derek Walcott, Ángel Gonzaléz, García Montero, Juan Gelman, Antonio Cisneros y Jaime Sabines entre otros.
  •  ¿Qué poetas colombianos fueron su inspiración a lo largo de su juventud?
  • José Asunción Silva, Luis Vidales, Héctor Rojas Herazo, Aurelio Arturo, Álvaro Mutis, Mario Rivero, Giovanni Quessep, Jotamario Arbeláez, María Mercedes Carranza, Darío Jaramillo y por supuesto mi padre José Luis Díaz Granados.
  •  ¿Qué se debe hacer en la vida para que la musa de la inspiración jamás abandone a los poetas?
  • Ser terco e insistir en este oficio. Leer, romper y borrar y tener siempre afinados los sentidos. Observar con asombro todo y tener un corazón permeable siempre al afecto.
  •  ¿Cómo ha sido su trabajo cultural con el Gimnasio Moderno?
  • Ha sido un trabajo arduo y de muchos años donde con constancia se ha podido consolidar un espacio cultural gratuito e incluyente para la ciudad a través de una programación variada y permanente.
  •  ¿La llegada de una nueva editorial a Colombia -Valparaíso- permite un nuevo respiro tanto para escritores como para lectores?
  • Valparaíso Ediciones nos permite tener al alcance libros de algunos de los más destacados nuevos poetas de España y América y de traducciones de poetas contemporáneos. Será en un muy poco tiempo una de las editoriales cardinales de poesía.
  •  ¿Ser editor de Visor Colombia implica una enorme responsabilidad con los lectores colombianos?
  • Sin duda porque Visor es el sello editorial más importante de poesía en español. Muchas generaciones se han formado como lectores con sus libros y esto genera un compromiso muy grande.
  •  ¿Qué objetivos tiene Visor para este futuro inmediato?
  • Consolidar el catálogo colombiano con algunos títulos de poetas canónicos tanto del país como de la región y apostar por algunos poetas jóvenes y obras en marcha.