Edición 367

“El teatro no se puede industrializar”. Santiago García - La industrialización en el arte y la cultura

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
“El teatro no se puede industrializar”. Santiago García
La industrialización en el arte y la cultura
Todas las páginas

 -¿Cómo dialoga el grupo con esa idea oficial de industrializar el arte y la cultura? 
Nosotros entendemos muy bien que el Estado tiene un pensamiento y una tendencia muy marcada sobre todo en este caso del arte. En el Ministerio de Cultura quieren una tendencia de la política que no es de Colombia sino neoliberal, como en el Europa y Norteamérica. Ese concepto se llama “cultura del entretenimiento” y cae muy bien como empresa, como industria apoyada por las grandes empresas cerveceras, como Bavaria, o como Gas Natural. Esas empresas que auspician ambientes culturales les interesan las cosas que tengan un rendimiento inmediato en todas las áreas de la cultura.

“El teatro no se puede industrializar”. Santiago GarcíaPero ahí está la gran cuestión, la gran divergencia para los artistas los que hacemos arte en todas sus múltiples expresiones generalmente lo que se produce como obra, el objeto que resulta como obra después de un trabajo serio no es un objeto que será divertido, puede que divierta pero no es su esencia, no es para que la gente goce con una diversión de carácter superficial, sino que va mucho más a fondo.

El Estado en su tratamiento inmediato con nosotros nunca nos ha dado realmente la mano, aquí no hay ayuda para nada; nos otorga menos del 10% de los gastos que tenemos al año. Sin embargo la defensa que hemos tenido que hacer contra los intentos oficiales de ir a cerrarnos esta institución - que ha habido intentos pero no se ha logrado - es porque estamos muy bien cobijados por la opinión internacional: hemos viajado mucho, hemos sido invitados a festivales tenemos un buen nombre en toda América latina. En los festivales que hemos sido invitados en Francia y España tenemos un apoyo internacional que nos vuelve casi intocables.

-¿Cómo se imagina el país en su dinámica artística y cultural en 10 años?

Nosotros en este grupo al año vamos a 10 o 15 invitaciones a otras ciudades del país, hacemos como 20 salidas  y estamos muy en contacto con nuestro país. Estamos sorprendidos por el desarrollo fuerte que hay en lo local. Por ejemplo estuvimos en Riohacha, donde hay 14 grupos de teatro experimental, algo impensable hace 15 años.

“El teatro no se puede industrializar”. Santiago GarcíaEn Bogotá hay teatro de barrio, de cultura de barrio y es muy desarrollado. En este momento hemos firmamos contrato con el Ministerio de Cultura para las salas concertadas. Hoy ya somos 35 en todo el país y aquí en la Candelaria, 14. Hace años sólo éramos tres.

En el instituto de cultura fomentan el arte como empresa como industria, e inclusive ya no tiene un director del asunto teatral sino un gerente, porque quieren que esto se industrialice y esto no se puede industrializar, es un arte, no se pueden hacer cosas en serie. Uno no puede hacer un molde de cómo hacer teatro, porque pensarlo es como si se fabricara uno para empanadas. Cada obra es un invento y esas es la esencia del arte, cada montaje debe ser innovador, irrepetible. El mismo Picasso decía que el arte no es una suma de hallazgos. Uno no hace arte para encontrar las leyes del arte, eso no existe; no es una suma de hallazgos sino un cementerio de invenciones”.