Edición 374

El testimonio de Mockus

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
El testimonio de Mockus
¿Siente que tiene la fuerza para enfrentarlo?
Todas las páginas

El testimonio de MockusEntrevista a Antanas Mockus en noviembre de 2005 para la agencia de noticias Colprensa. Sus ideas, antes de la campaña de 2006 y en la actualidad tienen más vigencia que nunca. Palabras que no se las lleva el viento.

Esta entrevista fue hecha a Antanas Mockus en noviembre de 2005, cuando se perfilaba como candidato presidencial para 2006, en momentos cuando todo el país le apostaba al continuismo de Álvaro Uribe.

El diálogo se desarrolló en su sede política, cuando el país vivía en carne propia la llamada desmovilización de los paramilitares y pocas voces se atrevía a cuestionar que ese proceso se encaminaba al fracaso, porque como el tiempo demostró, se convirtió en lo que todo el mundo temía: una puerta giratoria donde hacían la farsa de entregar armas y algunos potreros de las miles de hectáreas que se robaron a sangre y fuego, y luego se volvieron a rearmar con los fusiles que nunca entregaron en las llamadas hoy “bandas emergentes”.

Además, había pasado la primera reelección en la Corte Constitucional y Uribe mantenía el mismo mutismo de si iba o no a ser candidato, y que conservó en la segunda frustrada. Era la época anterior a revelarse los falsos positivos, nefasta política de asesinar jóvenes y presentarlos como resultados, adelantada por el hoy candidato continuista y ex ministro Juan Manuel Santos.

El testimonio e ideas de Mockus, como la de acabar con “la cultura del atajo”, son hoy más vigentes que nunca, en especial para enfrentar la vieja política, enraizada en nuestra cultura, como la de los puestos, }palancas, roscas y prebendas. Pregúntenle a cualquier funcionario público de cualquiera entidad estatal si el desfile de congresistas ordeñando y pidiendo puestos se ha acabado en algún momento en este gobierno reelegido y moribundo.

Las palabras de Antanas no se las lleva el viento:

“A Uribe le falta pedagogía”

Por: Carlos Fernando Álvarez C.

Llega en punto a la hora de la cita, pero se nota de afán. Y reconoce que no es para menos, porque, así el partidor para la campaña presidencial no se haya levantado oficialmente, ésta hace rato comenzó.

Ese día tiene más citas con personajes de la política de todos los colores y tendencias, o encuentros con los grupos de trabajo que tiene montados para analizar y formular propuestas que serán la base, no sólo de su campaña, sino del político que está cocinando.

“Luego de analizar el espectro político en Colombia, concluimos que sí hay espacio para una tercera o cuarta propuesta, con aspectos filosóficos fuertes”, dice.

Por eso Colprensa volvió a conversar con Antanas Mockus, el filósofo que no se extraña que lo llamen el Llanero Solitario de la política, el mismo que se conmueve con las cosas simples de la vida; el ex rector de la Universidad Nacional y dos veces alcalde de Bogotá. El mismo que carga baterías para una campaña que promete ser compleja.

-Ya hay movimientos y búsqueda de uniones y financiación para las campañas presidenciales ¿Cómo va la suya?

El testimonio de MockusBien. Hay un núcleo de trabajo que desde hace tres meses está preparando la tarea de organización regional. Hay un equipo de voluntarios que está empezando a organizarse en ciudades grandes, regiones y municipios más pequeños.

Ha habido reuniones donde se discuten los borradores de las reuniones en mesas de trabajo y entregamos el primer boceto del trabajo en grupo. Llevamos tres debates al documento de lineamientos generales de la campaña.

Por otro lado, está la organización política y la planeación estratégica. Estamos mirando si tiene sentido crear un partido que tenga unos 70 ó 100 años de vida. Para eso analizamos el espectro de los partidos y tendencias que hay en Colombia.

-Por sus declaraciones recientes se ha dicho que usted es cercano al uribismo ¿Podría pensarse en una unión de los independientes o liberales bajo su propuesta?

Por esas declaraciones sí me han etiquetado. Y sí tengo muchas cosas en común con los liberales, pero también con los conservadores y otros movimientos.

-Pasó la reelección presidencial y se viene la campaña con o sin garantías. Si el presidente Uribe es candidato ¿cambia mucho lo que había planeado para su campaña?

No mucho, aunque afecta un poco la sicología. Primero afirmé. “acato lo que dijo la Corte Constitucional”. Pero también comprendí que competir con Uribe es más honroso que con los demás, porque es más difícil y es un reto más grande. Además es un desafío muy simpático porque mucha gente asegura que no hay nada qué hacer.

Derrotar al pesimismo ha sido muy importante en mi vida. Y si lo hago ahora, volteo algo que todo el mundo califica de imposible.  Y así se hizo con el cambio de matrículas en la Nacional, o cuando se multiplicaron por cuatro y en doce años los ingresos de Bogotá, con la ayuda de Jaime Castro.