Edición 359

Lluvia y conciertos internacionales

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
Lluvia y conciertos internacionales
Compartiendo con Miguel Vinueza
Todas las páginas

Lluvia y conciertos internacionalesAdemás de las lluvias que nos acompañaron como característica de la temporada, la escena en Ecuador estuvo marcada por conciertos internacionales que definieron las conversaciones y las expectativas de muchas personas.

La diversidad de géneros que tuvieron lugar, iniciando con rock con el concierto de Guns N’ Roses, el new metal a cargo de Korn y finalizando el telón el sabor latino de Rubén Blades y los Seis del Solar, haría pensar en la multiplicidad de asistentes, pero en realidad hubo varios espectadores que asistieron a los tres eventos.

Este fenómeno de interrelación puede lograr con exclusividad la música, aceptar las diversidades de gustos, tendencias e ideologías, teniendo como premisa fundamental el respeto y la convivencia pacífica, en armonía con el mensaje que nos transmite la música es invalorable. Como el recado dejado por Rubén Blades para mantener una sola casa guiándonos en la hermandad americana en donde nuestro mestizaje nos ayude a encontrarnos y ubicarnos en la misma dirección.

Sin duda hay varios aspectos positivos que destacar de estas producciones, entre otras que el Ecuador, de a poco se convierta en una plaza interesante y sea una parada en los grupos que se encuentran girando por Sudamérica y no tengamos que lamentarnos que no visiten el país como en el caso de Metallica.

Pero hay otros detalles que ameritan ser tratados y hasta cierto punto reconsiderados, por ejemplo, si bien en los dos de los tres conciertos estuvieron de teloneros bandas ecuatorianas, como en el caso de Guns, abrieron las agrupaciones Rock Vox y Viuda Negra, y en Rubén Blades, Azuqito, son evidentes manifestaciones que grupos locales tienen propuestas musicales profesionales y pueden ubicarse en cualquier escenario con un performance de gustosa apreciación. Pero las condiciones y el trato deben ser igualitarias, sobre todo en detalles técnicos, para que de esa manera la propuesta nacional se exprese a su nivel real.

Por lo que hay que regular la vía legal y sobre todo ética a los productores, para que siempre haya teloneros ecuatorianos, sin responder a una obligación normativa, sino más bien respondiendo a convicciones, aprovechando un espacio generado que sirve como vitrina de difusión y una oportunidad muchas veces irrepetible para bandas locales por la cantidad de asistentes.

Lluvia y conciertos internacionalesCon mayor minuciosidad, hay que redefinir algunos criterios por conceptos de impuestos que hay que cumplir para poder realizar eventos de esta índole, puesto que, con todo derecho el cabildo debe generarse fuentes de ingresos para su administración, pero al mismo tiempo no puede convertirse en un obstáculo para acceder a espectáculos y hacer uso de nuestro derecho a recrearnos y acceso a la cultura.

Por lo que el impuesto del 10% del ingreso de taquilla que cobra el Municipio de Quito por eventos internacionales sumado con la garantía equivalente al  diez por ciento 10% del monto del boletaje autorizado que hay que consignar al Servicio de Rentas Internas, entre otros, muchas veces pueden ser limitantes para la organización de estos espectáculos. Inclusive en la ordenanza municipal, hay que tomar en cuenta varios aspectos para no afectar producciones nacionales, uniformando un porcentaje de aceptación cuando se cuente con participaciones o colaboraciones internacionales, además abarcar más expresiones culturales no estrictamente las producciones cinematográficas.