Edición 363

“Bogotá debe tener más vida cultural”: Catalina Ramírez (II) - Escuelas en el campo artístico

PDFImprimirCorreo electrónico

Índice de artículos
“Bogotá debe tener más vida cultural”: Catalina Ramírez (II)
Escuelas en el campo artístico
Todas las páginas

-Escuelas en el campo artístico

“Bogotá debe tener más vida cultural”: Catalina Ramírez (II)Un balance con respecto al tema de formación de agentes en el arte debe tener en cuenta varios elementos y variables que impactan de modo contundente la dinámica misma del campo, por esa razón circunscribirse al número de escuelas de formación existentes para sacar una conclusión con respecto al estado de la práctica artística  corre el riesgo de lanzar juicios erróneos; entre otras cosas porque el proceso de aprendizaje y generación de escenarios de creación artística se encuentra también ligado al quehacer de organizaciones, centros de educación no formal o informal, que tratan de responder a las necesidades que surgen de los agentes del campo del arte, la cultura y el patrimonio.

Por otra parte, debido a las particularidades y dinámicas propias inherentes al campo no todas las áreas artísticas cuentan con la misma proporción de instituciones o iniciativas dirigidas  a la formación, así por ejemplo en la ciudad entre el  2007 y 2009 un balance diagnostico arrojó la existencia de 16 programas de formación en Artes Plásticas en educación superior, 5 programas de formación profesional en literatura, 11 en Música, 3 en Danza, 14 en el área de audiovisuales y 3 en el área de arte dramático.

La mayor parte de estos programas cuentan con ejercicios de investigación y producción académica (revistas especializadas, libros producto de investigaciones, etc), adicionalmente tienen asociados programas de posgrado y cursos de extensión que contribuyen a la especialización y profesionalización de las prácticas artísticas.  Pero por otro lado, es pertinente recalcar que la formación en este campo no se restringe a la educación formal, de hecho un alto índice de agentes creadores se vinculan al mismo sin pasar previamente por un aula universitaria. Así por ejemplo, solo un 44,2% de los creadores en literatura tiene algún tipo de formación en el campo artístico y un muy alto porcentaje considera que no resulta necesario vincularse a este tipo de enseñanza para poder desarrollar con éxito la labor de creación artística. Eso por su parte ha llevado a que un número nada despreciable de programas, cursos y diplomados se hayan popularizado en la ciudad y busquen responder a las necesidades de formación que tienen aquellos artistas que han desarrollado su práctica de manera empírica o que no han encontrado el objeto de sus intereses ofrecido en el medio universitario.

Teniendo como telón de fondo este panorama, basado en programas de formación únicamente de nivel superior, el Sector Cultura ha pretendido avanzar en la articulación del sector educativo en una política de formación artística que posibilite un encuentro con las artes desde la más temprana edad, de modo que las prácticas artísticas sean un elemento fundamental en la educación, garantizando con ello el acceso a la cultura, el encause de vocaciones y la comprensión de las vivencias surgidas de las expresiones del arte como elementos esenciales de la educación en artes.

En este sentido en el 2009 se está desarrollando desde la SCRD un proyecto de formación artística, que por un lado pretende cualificar a los formadores  y por otro acercar a la academia a la comunidad, para ello se está realizando un diagnóstico de las escuelas locales de formación artísticas para que sean los epicentros de estas acciones.

Con iniciativas como estas se pretende viabilizar proyectos de Estado que permitan la animación y sensibilización de niños y adolescentes hacia las artes, lo cual supone un proceso educativo integral para la apreciación de las artes, que propenda por la apertura a las nuevas generaciones de espacios amplios para el desarrollo de su personalidad y estimular desde su infancia y a lo largo de toda su existencia la creatividad, la capacidad de innovar, de reflexionar, fortalecer su sentido crítico y sus posibilidades de observación e interpretación del entorno y de la vida.

-¿Cuáles son los pasos y caminos más eficaces para lograr que el sector artístico y de cultura se organice y establezca su propia agenda de trabajo?, ¿Son suficientes los consejos locales de cultura?

Los Consejos de Arte, Cultura y Patrimonio son escenarios destinados al encuentro, deliberación, participación y concertación de las políticas, planes y programas públicos y privados y las respectivas líneas estratégicas de inversión para el desarrollo de las prácticas y expresiones artísticas, culturales y patrimoniales en el Distrito y sus localidades (De acuerdo a lo establecido en los Decretos 627 de 2007 y 455 de 2009).

Los Consejos son espacios donde se ponen en escena pública los intereses, representaciones, visiones y dinámicas de los diversos grupos étnicos, sectores sociales y etarios, así como de los agentes, organismos y organizaciones que desarrollan prácticas en los campos del arte, la cultura y el patrimonio.

En estos espacios se tramitan, de manera proactiva, los conflictos inherentes que surgen como producto de la diferencia de visiones e intereses y se busca, a partir del reconocimiento del disenso, que los acuerdos se traduzcan en lineamientos de política que identifiquen los temas prioritarios estratégicos, definidos en marcos democráticos de consenso que reconozcan las propuestas que obtienen apoyo mayoritario, sin desconocer o excluir las propuestas de las minorías.

Los Consejos entonces, son espacios propicios para la construcción de consensos, que se traducen en agendas, en lineamientos de política cultural y en el diseño y distribución presupuestal, en el ámbito de lo público, Tanto a nivel distrital como local; En este contexto es importante resaltar:

• El Consejo Distrital de Arte, Cultura y Patrimonio formuló concertadamente el Documento de Políticas Culturales para Bogotá 2004 – 2016, que se constituyó en el marco orientador, en términos conceptuales y políticos, del Campo del Arte, la Cultura y el Patrimonio en el Distrito y se ha traducido en la implementación de transformaciones institucionales (Reforma Administrativa, Estructura orgánica de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, reforma al Sistema Distrital de Arte, Cultura y Patrimonio).

• Los Consejos Locales de Arte, Cultura y Patrimonio han liderado la construcción de los diagnósticos locales y la formulación de los Planes Locales de Cultura (Políticas Culturales locales) en todas las Localidades y concertan el presupuesto local en cultura, que en 2010 se calcula en $16.000.000.000.

• Los Consejos de Áreas Artísticas definen las prioridades y marcos orientadores del diseño y la inversión de las líneas estratégicas de inversión (Estímulos, convocatorias, apoyos concertados, alianzas estratégicas).
Sin embargo, el ejercicio de formulación de agendas sectoriales no se agota o no se debería agotar en los Consejos, ya que, la dinámica cultural de la ciudad va más rápido que el desarrollo de los marcos institucionales en los que se circunscriben los Consejos en particular y el Sistema Distrital de Arte, Cultura y Patrimonio en general.

En el mismo sentido, aunque el Sistema y los Consejos cuentan con un marco jurídico e institucional fuerte y consolidado, que los hace sujetos de reconocimiento a nivel distrital y nacional, como espacios efectivos de participación y concertación, su gestión se ve limitada por la debilidad y fragmentación de las organizaciones que los nutren.

En este sentido, se hace necesario desarrollar estrategias que fortalezcan a las organizaciones de base, en relación con su sostenibilidad social, política y económica y a su capacidad para desarrollar agendas colectivas.
Con organizaciones sostenibles, consolidadas y democráticas; Consejos más fuertes, legítimos y representativos.

-¿Cómo Vamos en Seguridad Social para los Creadores y Gestores Culturales?

La Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte viene desarrollando el programa de Seguridad Social en Salud para los Creadores y Gestores Culturales del Distrito Capital, con el fin de contribuir con uno de los objetivos del plan de Desarrollo Bogotá Positiva: la construcción de una ciudad justa, incluyente y equitativa.

El proyecto se constituye en un avance sustancial en la garantía de los derechos de los creadores y gestores culturales, ya que implica, entre otros elementos, garantizar la afiliación a la Seguridad Social en Salud para que tengan acceso a una atención de calidad según sus necesidades.

Como antecedentes de este proyecto conviene señalar que en el año 1997 -La Ley General de Cultura- creó la estampilla Procultura, la cual fue modificada en el año 2001 por la Ley 666, respecto a la destinación que se le debe dar a los recursos recaudados por concepto de la estampilla y estipuló que el 10% de los recursos deben ser destinados a la Seguridad Social de los Creadores y Gestores Culturales.

En Bogotá el Acuerdo 187 de 2005 del Concejo de Bogotá ordena la creación de la Estampilla Procultura de Bogotá D.C., y establece que la entidad encargada de la cultura es la que administra y destina los recursos provenientes del recaudo de la Estampilla en mención.
De acuerdo con esta normatividad y con el fin de garantizar una destinación eficiente y eficaz de los recursos, la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte (SDCRD), durante el año 2007, trabajó junto con el Consejo Distrital de Cultura en la evaluación del marco normativo vigente de Seguridad Social de Artistas y Gestores Culturales, para explorar las posibilidades de inversión de los recursos. Como consecuencia de estas reuniones se decidió contratar un estudio con el Centro de Proyectos para el Desarrollo -CENDEX- con el objeto de conocer cuál era la mejor forma de utilizar los recursos provenientes de la Seguridad Social.

En el año 2008, el CENDEX entregó el documento técnico denominado “Diseño Esquema de Afiliación a la Seguridad Social en Salud para Artistas y Gestores Culturales en Bogotá D.C.” el cual consta de un análisis de la normatividad y definición de la condición de derecho habiente, un análisis financiero, y de costo per cápita, un análisis sobre el  requerimiento de recursos y proyecciones, el diseño técnico del esquema de afiliación, y por último el diseño del sistema de monitoreo y seguimiento y protocolo de pooles de riesgo.

Con base en el estudio, en el año 2009 la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte gestionó ante el Ministerio de Cultura, el desarrollo normativo de este proyecto,  se convocó a varias mesas de trabajo al Ministerio de Protección Social, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Hacienda, y la Secretaría Distrital de Salud. Como producto de este trabajo el Gobierno Nacional expidió el Decreto 4947, por medio del cual reglamenta el uso del 10% de los recaudos de la estampilla procultura para Seguridad Social en Salud. Los  beneficiarios son los gestores y creadores culturales que estén identificados en los niveles 1, 2 y 3 del Sisbén; los beneficios que recibirán son los mismos que están previstos para el régimen contributivo de salud, con excepción de las incapacidades y las licencias de maternidad, que no estarían cubiertas. Para las personas de los niveles 1 y 2 la afiliación no tendrá ningún costo, mientras que los del nivel 3 harán un aporte mensual del 4% de un SMMLV (Salario Mínimo Mensual Legal Vigente). Los creadores y gestores que se encuentren en listados censales tales como las personas en situación de desplazamiento, personas pertenecientes a comunidades indígenas, desmovilizados, entre otros, también serán tenidos en cuenta para efectos del proyecto.

El Ministerio de Cultura, expidió la Resolución 2652 de 2009, por medio de la cual se establecen los requisitos, los documentos y el procedimiento que debe presentar el artista   para acreditar la condición de creador y gestor cultural, y le asigna a las entidades territoriales la potestad de realizar dicha acreditación.

Esencialmente, quien busque afiliarse a este proyecto necesitará probar que su actividad artística haya sido socializada; es decir, que se haya exhibido ante el público.  Ese será el requisito central para acreditar a los creadores y gestores culturales el cual debera ser complementado con una certificación de formación o de experiencia.

Durante el año 2010, La Secretaría Distrital de Cultura, Recreación, y Deporte, ha centrado todo su esfuerzo junto con la Secretaría Distrital de Salud, en el desarrollo de  la estrategia de implementación del proyecto para iniciar con el proceso de registro en el primer semestre de este año. El registro servirá de base para la acreditación de los Creadores y Gestores Culturales por parte de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte.