Edición 372

“La logosofía propone cambios para ser feliz”

PDFImprimirCorreo electrónico

“La logosofía propone cambios para ser feliz” -¿Cuál es la actividad central de la Fundación Logosófica?

Impulsar la investigación científica que nace junto a la Logosofía  y difundir los conocimientos logosóficos, a través de conferencias y cursos. Este año cumplimos nuestro 80 aniversario y es una verdadera satisfacción haber logrado trascender con esta ciencia argentina, las fronteras del país y haber realizado un aporte tan importante a la pedagogía y la formación humana.

-¿Es difícil entender qué es la Logosofía?

No es difícil, pero requiere una familiarización con los conceptos. Es necesario profundizarlos llevándolos a la propia vida siguiendo el método de estudio. Es una ciencia que, por su carácter psicodinámico, se adapta a la estructura psicológica de cada persona.  Solo se trata de conocer y aplicar las herramientas que propician un cambio definitivo en el pensar, en el hacer y en la forma de relacionarse.

-Usted habla de ciencia, ¿qué comprobación científica resiste la Logosofía?

Tiene un método, como dije, psicodinámico, en donde se experimenta lo que se estudia y se estudia lo que se experimenta, tiene una base de registro donde cada estudiante va tomando conciencia de los cambios que realiza. A esto se suma un cuerpo doctrinario de conocimientos que orientan las investigaciones. Tiene procesos de observación, de análisis, y la práctica y comprobación son ineludibles. Esta transformación lleva a la incorporación de conocimientos base que se aplican a la vida de forma integral, y que pueden ser transmitidos a otras personas.

-¿Cuáles son las actividades que se desarrollan en el área educativa?

En 1962 Carlos Bernardo González Pecotche inaugura la primera escuela en Montevideo. Hoy la Fundación Logosófica en Argentina tiene escuelas de nivel inicial, primaria y secundaria en Buenos Aires desde hace  41 años, y escuela inicial, primaria en Paraná desde 1998. En Brasil, por su parte, hay actualmente 10 escuelas logosóficas que educan hace más de 40 años. La actividad en los colegios permite aplicar la pedagogía logosófica y favorecer así una serie de cambios importantes en el crecimiento personal de los educandos.

-¿Por qué han tenido siempre un perfil público tan bajo?

Mantener un perfil público alto y de gran exposición no ha sido nunca el objetivo de la institución. Una de las características principales de la Logosofía es que lleva a realizar un trabajo intra-humano en el cual, para poder cambiar y superarse, uno descubre que tiene características buenas y otras que no lo son tanto. Cambiar lo negativo exige que cada uno esté dispuesto a enfrentarlas y comience a trabajar con ellas.

-¿Qué significa González Pecotche para Ud.?

Es el creador de la ciencia Logosófica y de la Fundación Logosófica. En lo que a mí respecta en forma personal es quién a través de su sabiduría, reflejada en sus escritos, en sus libros y en sus conferencias, me ha permitido transformar progresivamente mi vida. González Pecotche ha sido y sigue siendo un maestro de sabiduría, pues quienes han hecho contribuciones tan profundas en el camino de la humanidad no desaparecen con su ausencia física, siguen vigentes en la inagotable herencia intelectual que han dejado y nos inspiran a realizar cambios profundos que nos hacen simplemente más felices.

-¿Cómo mantienen actualizados y vigentes los conceptos de la logosofía ante los cambios sociales y tecnológicos que afectan a la humanidad?

La ciencia logosófica es humanística, apunta al mundo interior, al trabajo sobre el sistema mental, sensible e instintivo de cada ser humano. Es allí donde reside la causa y se resuelven los problemas que agobian al hombre en las diferentes coyunturas sociales. Es el conocimiento y no el prejuicio lo que permite resolver la problemática de cada individuo.  Se necesita saber la causa de los hechos, el origen de los mismos y no trabajar solo con lo que se ve en la superficie. Esta ciencia transmite una cantidad infinita de conocimientos, que cada uno puede interpretar y aplicar en la vida cotidiana.