Edición 353

Tabú que hace sonrojar

PDFImprimirCorreo electrónico

Tabú que hace sonrojarChloé Rutter-Jensen es profesora de Estudios Socioculturales en la Universidad de Los Andes, de Bogotá y casi desde siempre ha estado dedicada no sólo a la docencia, sino a escribir libros que tengan que ver la socioculturalidad e incluyen títulos como Heteronormatividad y sus discordias y Pasarela Paralela.

Estudió un Doctorado en Literatura en la Universidad de California. Su trabajo trata sobre las múltiples intersecciones de cuerpo, género y sexualidad. Su más reciente libro es Temblores: notas sobre sexo, cultura y sociedad publicado por B y que será uno de los textos más leídos en la Feria del Libro por la importancia del tema.

Temblores: notas sobre sexo, cultura y sociedad, como dice en su presentación, incluye conceptos teóricos, voces personales, ejercicios y talleres que buscan poner en duda la aceptación pasiva de las identidades. Es difícil ser neutral ante sus propuestas, ya que suscita movimientos viscerales e introspecciones reflexivas. El temblor sólo dura un instante, pero deja el placer de haber liberado tensiones.

-¿Todos los temblores producen miedo?

Los temblores lo que producen son cambios y transformaciones. Entonces cuando haya cambios y transformaciones una persona aprende cosas nuevas, como pensar, como sentirse. Cuando hay un cambio en la geografía, adaptamos a nuevas maneras de caminar sobre ella. Me gustaría pensar en temblores como estimulante y no partir desde el miedo. Los seres humanos realmente son creativos con situaciones incomodas.

Tabú que hace sonrojar-¿Hay temblores que se parecen a maripositas en el estómago?

Para algunas personas la excitación o la estimulación les produce temblores tanto como mariposas en el estómago. Un nerviosismo asociado a un objeto de deseo.

-¿Por qué la gente se sigue sonrojando cuando habla de sexo?

La noción de un tema tabú que restringe a los temas a temas "correctos" o "apropiados" hace que la gente siente vergüenza cuando hablan de cosas por fuera de lo "correcto", esto es una cultura aprendida, no una natural. Podríamos igual avergonzarnos hablando de comida o el clima, pero como nos enseñan tener pena sobre los temas de sexo, no tenemos las mismas actitudes como sobre comida o el clima. Igual hablar de las funciones del cuerpo humano. Realmente hablar de eso, es un tema universal, si alguien necesitara encontrar algo en común con otra persona, va a haber una probabilidad mayor en hablar de pedos, u orines, que hablar de fútbol. Entonces por qué construimos una sociedad que valoriza el hablar de fútbol y subvaloriza el hablar de las funciones corporales.

Tabú que hace sonrojar-¿Por qué quiso escribir este libro?, ¿Cuál es el objetivo del mismo?

Quiero que nosotros como participantes y constructores de una sociedad dejemos de categorizar en jerarquías a las personas que son diferentes a la norma, una norma no natural, sino fijado por grupos en poder. Por lo tanto, pensar en las variabilidades de comportamientos como solo eso, variabilidad, y no intentar uniformarnos todos en las mismas prácticas sexuales o de género. Quería compartir cómo se puede pensar en estos temas desde las teorías sociales, y poder dar bases para personas quienes se encuentran en estos debates. Dar a personas no conformes con los odios de la sociedad, los racistas, sexistas, homofóbicos, etc. unas bases para poder discutir desde unas teorías y no desde la emoción o rabia.

-¿Este libro tiene un público especial?

El público de un libro es siempre desconocido, uno puede especular sobre quiénes lo leerán, pero luego hay siempre lectores que uno no esperaba. Quizá el público son los que no pensé.

-¿Cuál fue la mayor dificultad al escribir el libro?

Escoger conceptos académicos muy complejos y poder explicarlos en un tono y lenguaje accesible a personas no de la académica. Es decir un cambio arquitectónico del lenguaje para dar accesibilidad a personas sin el mismo entreno académico.

Tabú que hace sonrojar-¿Quedaron algunos temas por fuera de la propuesta inicial?

Por supuesto quedaron temas por fuera, este libro es solo un pedacitico de los problemas sociales que nos enfrentan todos los días. Por ejemplo, quedó por fuera un abordaje contundente de los obstáculos que crea la sociedad para personas de capacidades diversas (discapacitados en el lenguaje común, pero por supuesto, no "dis", sino diferentemente capacitados). Queda afuera muchos debates mediáticos sobre aborto, adopción, y otras estructuras de las instituciones que limitan a los seres humanos por categorías impuestas.

-¿Un buen concejo para evitar los temblores?

No se quería nunca evitar un temblor. Si no tenemos incomodidades en la vida, no tenemos la creatividad de crecer y aprender.