Edición 355

La fuerza del tango

PDFImprimirCorreo electrónico

La fuerza del tangoEl maestro argentino Daniel Binelli se presentó con la Orquesta Filarmónica de Bogotá ejecuta en el auditorio principal de la Universidad Nacional de Colombia.

Binelli, maestro del bandoneón, estuvo acompañado por la orquesta, que en esta ocasión estuvo dirigida por Andrés Jaime, e interpretó obras de Astor Piazzola, inventor del llamado "nuevo tango".

Durante 1 hora y 45 minutos, el maestro argentino presentó versiones propias de los temas de Piazzola. "Trabajamos toda una semana en Bogotá. Y, a pesar de que me dio taponamiento, como decimos en Argentina, o soroche, como dicen acá (mal de altura), preparamos versiones para los asistentes al León de Greiff", afirmó.

El concierto comenzó con la interpretación de "Tangazo", una de las obras insignes de Piazzola. Luego entró Binelli, y juntos, ejecutaron "Tres tangos sinfónicos", que, como indicó, no son tan difundidos por los cultores e intérpretes de quien combinó el tango tradicional con la música culta, el jazz y hasta con el rock y le dio otros ropajes, otros aires, otras lecturas y sentimientos: Piazzola.

La fuerza del tangoDespués del intermedio, vino la seguidilla de las versiones de Binelli. Comenzó con "Buenos Aires, hora cero", una obra que, según el maestro, Piazzola le compuso al alma nocturna —a aquella que se libera cuando el reloj marca el comienzo de un nuevo día— y a cómo nacen, además, el amor pero también el crimen. Una obra acompañada con acordes bajos del piano, fuertes, al igual que los bajos, contrabajos y chelos, que dieron una sensación de misterio y peligro, al mejor estilo de las películas de suspenso.

Continuó "Fracanapa", que nació de una anécdota de un viaje de Piazzola a Italia. En una plaza, y junto a un compositor colega, acababan de terminar la obra, pero no tenían el título. Y al preguntarse cómo le pondrían vieron sentada a una mujer mayor, desdentada, que les hablaba. La onomatopeya sonaba como a "fracanapa...". Así que la bautizaron de ese modo.

Luego siguieron con "Libertango", su obra más interpretada —donde los vientos son pieza clave—; "Fuga y misterio", obra intimista; "Adiós Nonino", el homenaje que Piazzola le dedicó a su padre; y, la del cierre, "Milonga del ángel", la más querida y difundida, la que, incluso, ha sido contrapuesta (en Argentina y en el mundo del tango) a "Tango Diablo", su némesis, y otra de sus más brillantes obras.

La fuerza del tangoLuego vino la repetición de "Libertango", y recibió los aplausos del público, que lo acogió como propio: "Hace veinte años no estaba en Colombia, y de nuevo me sentí como en casa".

Binelli es bandoneonista, compositor, arreglador y director musical de destacada trayectoria mundial. Por diez años integró la orquesta de Osvaldo Pugliese, uno de los referentes del tango argentino, y dio giras por Estados Unidos, Europa y Japón. En 1989, fue llamado por el propio Piazzola para integrar su Sexteto Nuevo Tango, el último que dirigió el maestro, hasta su muerte en 1992. Actualmente, dirige su propio quinteto, con el cual ha grabado y dado giras internacionales.