Edición 354

Novandalgraff

PDFImprimirCorreo electrónico

Novandalgraff"Constantemente los artistas urbanos han sido señalados, estigmatizados y satanizados, por sus intervenciones legales o ilegales en espacios públicos o privados de cualquier urbe. Siendo frecuentes conflictos, críticas y acusaciones," STR.972.

Comprendo el malestar ciudadano generado por el continuo bombardeo de firmas, taks y pintadas de todo tipo, que inundan la superficie de paredes y muros de las áreas urbanas. En estas líneas aclaro mí admiración por quienes con su arte buscan generar a través de sus piezas e intervenciones, espacios creativos y reflexivos, que invitan a pensar y escapar por unos instantes a la cotidianidad de un país que vive las angustias propias de la guerra y la desigualdad social.

La esencia del arte callejero radica en su aparición en el espacio urbano irrumpiendo sin ninguna autorización sobre superficies públicas o privadas. Generando una contradicción en el observador quien por una parte busca y lee las nuevas intervenciones, mientras por otra cuestiona la invasión a la propiedad y la contaminación visual. Para ejemplarizar este planteamiento, traigo la sensación que me surge al ver las intervenciones de "Repudio" a quien le sigo el rastro de tinta que va dejando al invadir de cucarachas los espacios y muros de la ciudad.

Sin embargo he de precisar que en la calle no todo son rallones realizados por "vándalos", "barras bravas", "delincuentes", "guerrilleros" o "desadaptados" como suelen señalar a la ligera algunos incautos, segregando aun más una sociedad ya de por si clasista y excluyente. Sin desconocer, que todas esas marcas son manifestaciones de un pueblo que no puede callar. Una relación de amor y odio, sustenta este tipo de manifestaciones artísticas. Y, nunca mejor dicho, ya que se nos plantea de frente la disyuntiva sobre si se esta ante una obra de arte o simplemente, ante otro acto de vandalismo.

NovandalgraffDebemos entender que en las vías públicas también encontramos obras realizadas por "escritores de graffiti", "artistas urbanos", "Crews", "Artista visuales" y "muralistas" (1), quienes hacen visible su voz y sus pensamientos en los muros, con obras más elaboradas y de mayor calidad, en las cuales se pueden apreciar variedad de técnicas, colores y estilos. Transmitiendo elementos de la cultura y la idiosincrasia de la región.

Bajo el puente de la Roosevelt, se alcanza a leer "había una vez, una historia sin fin" frase que refleja bien la discusión aquí planteada. Y como es natural, no a todos les gusta este tipo de intervenciones artísticas, viéndolas como una invasión al espacio Público o al espacio vital, siendo una discusión de nunca acabar. Un ejemplo de esto es el incidente ocurrido en la ciudad de Santiago de Cali, con las adecuaciones artísticas que se realizaban precisamente en dicho puente, ubicado en la calle quinta con avenida Roosevelt en el barrio Miraflores para preparar las locaciones de la película "Los Hongos" del conocido director de cine Oscar Ruiz, Papeto (2).

La polémica que ha dividido la opinión pública y que ha sido dada a conocer a través de diferentes medios de comunicación de la ciudad, comenzó el día sábado 8 de junio del presente año, cuando un grupo de artistas urbanos reconocidos en la escena nacional colaboraban con la creación de una gran obra pictórica para la película. Cuentan los testigos, que el señor Billy Bayer, presidente de la Junta de Acción Comunal increpo a los artistas y hasta amenazo con destruir la obra que estaban realizando.

Las amenazas realizadas por el señor Bayer al amanecer del domingo 9 se hicieron efectivas, y aunque él niega su participación en la destrucción de las obras que componían los murales, estas fueron saboteadas, como lo había vaticinado. Sobre la realización de los artistas prevalecen los manchones con pintura de colores y las rayas negras, realizadas por sus atacantes (3).

El miembro de la J.A.C, explica las posibles razones del sabotaje indicando que los artistas tacharon una obra que se habían hecho doce meses atrás por gente del barrio, niños, ancianos y la comunidad en general. La cual, según los propios habitantes de la zona, ya estaba deteriorada por el paso del tiempo y otras intervenciones sobrepuestas.

En este punto y tratando de entender la agresión, ha de entenderse que toda obra tiene valor y mérito, por ello, en muchas ocasiones se crea un vínculo afectivo entre los realizadores y el proyecto. Convirtiéndolo en algo personal, justificación cercana a la posición del señor Bayer. Sin embargo, no es razón valida para atentar contra las nuevas obras y tachar los retratos de personajes de la literatura local y latinoamericana como son: Andrés Caicedo, Borges, Cortázar o Neruda. A quienes estaba dedicado el nuevo mural destruido.

NovandalgraffOtro elemento a tener en cuenta, es que toda obra que se realiza en la calle es efímera y está abandonada a su suerte. Lo ideal es que las obras duren, pero estas están no solo sometidas al rigor de la intemperie, sino que además convive con la amenaza permanente de ser destruida, modificada, tachadas o remplazadas por otras.

Señalan los artistas que el señor Bayer, desconoció el permiso que la subdirección de Ordenamiento Urbanístico de la Alcaldía, había otorgado a la productora días antes de ser realizada la intervención artística, y que además daba el permiso para intervenir tres lugares más de la ciudad. Normalmente al hablar del graffiti o las intervenciones urbanas, se plantea una relación directa e inconsciente entre arte y vandalismo, lo que lleva a pensar que el que hace este tipo de obras es un vándalo y aunque no se puede desconocer la naturaleza de este tipo de arte, no siempre es ilegal.

Ya el viernes 7 había pasado a registrar a los artistas trabajando, pero recordando que la noticia de proximidad es aquella que se puede confirmar por quien esté interesado y próximo al evento, decidí salir nuevamente con mi cámara el miércoles 13 para ver sobre el terreno lo que decían los medios de comunicación, y encontré que efectivamente -se habían destruido los murales-. Alegrándome al ver que no se destruyeron todas las piezas de la producción, en la cual se pueden identificar las firmas de Wize, Fuzil, Pulpa, Repso, Onca y Mesek, siendo solo algunos de artistas que invirtieron su creatividad y tiempo. Trabajo que hacen del sitio un espacio urbano diferente, que entretiene a quienes pasan por el puente, llevándolo a un mundo surrealista dedicado a la literatura, a la "Poética callejera" como se alcanza a leer en otra de las paredes de la zona.

Ahora pregunto ¿Quién es mas vándalo, el artista que realiza una intervención pensando en darle a la ciudad un espacio creativo de reflexión con permiso de la administración municipal y con la intención de colaborar en una película, o el vecino que destruye de forma airada la obra por no esta de acuerdo con estas propuestas estéticas, sintiéndose el amo del lugar y viendo su poder cuestionado?

Al parecer el caso va a ser llevado ante los jueces de paz, para llegar a una conciliación entre las partes y se realizaran una serie de reuniones en la J.A.C, en busca de esclarecer los hechos, las responsabilidades y llegar a una solución.

NovandalgraffAntes de terminar este artículo el viernes 21 decidí pasar nuevamente por el puente de la discordia, y mirar que había pasado. Encontré que en el sitio ya no estaban los retratos de los literatos latinoamericanos, el lugar había sido reintervenido por una obra de Anck, lo cual confirma como en la calle las piezas se suceden unas a otras, ratificando el elemento temporal en lo urbano y el registro fotográfico como evidencia documental de la continua transformación de los espacios de la ciudad.

Más allá del juicio de responsabilidad, creo que hace falta dejar a un lado los prejuicios y entender que -No siempre el graffitero es el vándalo- hemos de romper con ese clásico estereotipo propio de las políticas represivas del control social, en las cuales se criminaliza y estigmatiza a las minorías. Y entender que los asuntos de la ciudad se construyen de manera incluyente, para poder superar los históricos conflictos enquistados en los imaginarios sociales identitarios que mantienen vivas las violencias. Paradójicamente, en la sinopsis de la película "Los hongos" se plantea esta circunstancia, enfrentando directamente al personaje consigo mismo, y su arte con los vecinos.

  • (1) Aunque tengan diferencias entre ellos como sucede actualmente en Cali, donde los artistas urbanos tradicionales y los nuevos muralistas discuten por egos, posiciones, espacios y reconocimiento. Tema que trate en mi artículo anterior.
  • (2) Conocido Director por su obra prima "El vuelco del cangrejo" miembro del equipo de producción de varias películas, entre ellas la "La sirga". Ha participado como director artístico y de fotografía, en otras producciones cinematográficas. Ganador de premios y reconocimientos nacionales e internacionales.
  • (3) Recordando las guerras de pandillas luchando por marcar sus territorios, o los duelos urbanos de las "Crews", u otros de famosos artistas callejeros como el de Robbo y Banksy, quienes se tachan y tapan las obras.