Edición 359

Titanic centenario

PDFImprimirCorreo electrónico

Titanic centenarioEn los anales de la historia hubo naufragios epopéyicos y rescates o supervivientes, que han poblado la literatura y los millones de páginas y testimonios desde que el hombre es el hombre. Pero el hundimiento del barco insignia de la empresa de cruceros White Star Liner, en su viaje inaugural entre Inglaterra y Estados Unidos, es sin duda el de mayor recordación e inspiración.

Cuando los relojes marquen el cambio de día, entre el 14 y el 15 de abril venideros, la imaginación volverá a surcar las aguas del Atlántico norte, donde el barco más grande del mundo chocó contra el iceberg de marras, para irse a pique, a la espera de un rescate que demoraba lo que las comunicaciones en aquel entonces: horas y días.

"El RMS Titanic (en inglés: Royal Mail Steamship Titanic, "Buque de vapor del Correo Real Titanic") era el segundo de un trío de transatlánticos conocidos como clase Olympic. El Titanic fue, en su tiempo, el barco de pasajeros más grande y lujoso del mundo, seguido por el RMS Olympic.

El 10 de abril de 1912, el Titanic inició su viaje inaugural partiendo desde Southampton (Inglaterra) con destino a Cherburgo, Queenstown y finalmente a Nueva York. Cuatro días más tarde, a las 23:40 del 14 de abril, el buque chocó con un iceberg al sur de las costas de Terranova, y se hundió a las 2:20 de la mañana del 15 de abril. El siniestro se saldó con la muerte de 1.517 personas, y en esa época se convirtió en el peor desastre marítimo en tiempo de paz.

El Titanic fue construido en los astilleros de Harland and Wolff, en Belfast (Irlanda del Norte). Partió hacia Nueva York con 2.227 personas a bordo, y una de las causas del elevado número de víctimas fue que, a pesar de cumplir con todas las normativas marítimas de la época, el barco sólo llevaba botes salvavidas para 1.178 personas, y aún así sólo se salvaron 705. Un elevado número de hombres murió debido al rígido protocolo de salvamento que se siguió en el proceso de evacuación de la nave, conocido como "mujeres y niños primero" y al poco tiempo disponible.

El Titanic se diseñó usando algunas de las más avanzadas tecnologías disponibles en aquel tiempo, tales como mamparos herméticos que dividían el casco en 17 secciones independientes y que se creía que podían mantenerlo a flote en caso de rotura de una parte del casco; iba dotado de una potente estación de telegrafía, un nuevo diseño de hélice de tres palas. El Titanic era más lujoso que el RMS Olympic y además de sus rivales de la Cunard y su estándar al respecto no tenían comparación a las instalaciones de primera clase en cuanto a lujo se refiere.

Todo ello hizo que el Titanic fuera considerado "insumergible" según la prensa de entonces"*. Tanto, o así se creía, que el gerente de la White Star Liner, Bruce Ismay, pronunció las palabras que hicieron historia por lo procaces, retadoras y que recuerdan que la lengua es corta, pero azota el rabo: "Ni Dios podría hundirlo". Ismay se salvó esa noche porque ocupó el puesto de una mujer en los botes salvavidas, algo que se recreó con acierto en la película de 1997. Ismay murió solo y señalado como el responsable del hundimiento, en Irlanda, en 1937.

Ha sido una centuria llena de películas, libros investigaciones, documentales, como el de Discovery Chanel llamado "Los Secretos del Titanic", especulaciones e historias tremendas que demostraron la condición humana, en medio de la tragedia. Por ejemplo, en el portal lohevisto.com se relata la siguiente:

"Por un simple termo de leche, un hombre acabó perdiendo la vida. Aunque la historia... va mucho mas alla. Y es que de esta manera un padre de familia perdió la vida en el Titanic, cuando al poner a su esposa e hijas a salvo, corrió por un termo de leche caliente para sus hijas y perdió la oportunidad de salvar su vida, mientras la esposa y los niños cantaban canciones para ahogar los gritos desesperados de aquellos que perecían en el mar, el hombre apenas logró lanzar el termo de leche que mantendría calientes a sus pequeñas, y ver como dos hombres se adueñaban de su lugar en el bote salvavidas.

Los últimos estudios han revelado este dato, la valentía de Arthur West, que ayudó a su esposa Ada y a sus hijas Constance y Bárbara, que se encontraban en un bote salvavidas, a sobrevivir hasta que llegase la ayuda. El estaba allí con ellas, pero viendo que en el horizonte solo se veía el mar, tomó la decisión de su vida.

No dudó en saltar del bote y correr hasta su camarote, para recoger un termo de leche caliente para ellas. Al regresar al bote, ya estaba repleto, y únicamente pudo alcanzarles el termo... para luego morir sumergido bajo las frías aguas del océano.

Se da la circunstancia de que el lugar del señor West fue ocupado por dos hombres extranjeros vestidos con faldas de mujer. De esta manera consiguieron ocupar el hueco que no les estaba reservado. Este acto de cobardía acaba de conocerse 97 años después del suceso, luego que un archivo de objetos de la familia se hiciese público por vez primera.

Titanic centenarioAda West conservó toda su vida el termo que salvó a sus niñas, junto a una carta escrita por su marido cuatro días antes del suceso, ya abordo del Titanic. En esa carta comentaba lo maravilloso del viaje, y esperaba que fuese tranquilo, hasta el final de sus vacaciones.

Las pequeñas Constance y Bárbara, de cinco años y diez meses de edad, regresaron con su madre a Gran Bretaña y durante su vida apenas hablaron del suceso (sobre todo Bárbara... porque al ser tan pequeña solo se entero por lo que le contó su familia). Bárbara fue la ultima superviviente del Titanic quien falleció, a los 96 años, en 2007.

Ada West murió en 1953 a los 74 años de edad, y Constance lo hizo diez años después, en 1963, con apenas 56 años. En la Catedral de Truro hay una placa en memoria y en honor a Edwy Arthur West, cuyo cuerpo jamás fue recuperado de las aguas...".

El Titanic ha dado para todo, y los centenares de libros y teorías responsabilizando y aclarando o desmintiendo aspectos del hundimiento también han sido flores de un día. El último, y que parece serio, es el que lanzan los editores de la mítica revista Life que ahora pertenece al grupo Time Warner, de Ted Turner, el dueño de CNN.

"Naufragios y catástrofes marinas siempre han cautivado la imaginación del público, pero ninguna tanto como la del lujoso crucero Titanic, que se hundió en su viaje inaugural. Una tragedia que conmemora este año su centenario.

Con el fallecimiento de 1.517 personas el 15 de abril de 1912, tres horas después de que la embarcación chocara con un iceberg, las historias reales de amor y heroísmo dieron lugar a una leyenda y fascinación que no muestra señales de disiparse.

'TITANIC: The Tragedy That Shook the World' ('TITANIC: La tragedia que sacudió al mundo'), de los editores de la revista LIFE en Time Home Entertainment, incluye fotos e historias del barco y de muchos de aquellos personajes que han cautivado al público desde el naufragio.

"Algunas de las personas más ricas del mundo subieron en Francia, algunos de los más pobres del mundo embarcaron en Irlanda, y una mezcla de ambos sobrevivió", afirmó Robert Sullivan, editor general de LIFE Books en la ciudad de Nueva York. "El resultado es una extraordinaria variedad de historias".

El libro comienza con la construcción del Royal Mail Ship (RMS) Titanic como uno de los tres buques similares construidos por la compañía White Star para dar paso a una nueva era de los opulentos viajes por mar.

Un trasatlántico clasista

Para su primer viaje desde Southampton, Reino Unido a Nueva York, pasando por Cherbourg, Francia y Queenstown, Irlanda, se ofrecieron los mejores camarotes a pasajeros de primera clase como los nobles de Nueva York John Jacob Astor IV, su esposa embarazada Madeleine, y Benjamin Guggenheim.

A ellos se les unieron personalidades menos importantes como Margaret, ahora popularmente conocida como "Molly", Brown. El marido de Brown, que había nacido en Missouri (EEUU) en el seno de una familia de inmigrantes irlandeses y del que estaba separada en el momento del viaje, había hecho una fortuna en la minería.

Otras personas viajaron en camarotes menos lujosos, como Clear Annie Cameron, una criada de Londres de 35 años que buscaba una oportunidad en Estados Unidos. (La famosa camarera del Titanic).

Para muchos, la separación entre clases y riqueza terminó cuando el Titanic se hundió bajo las olas. No hay fotografías de los últimos momentos del Titanic.

Sin embargo, el libro incluye asombrosas imágenes tomadas por un cura irlandés, el padre Frank Browne, que subió a bordo de la embarcación en Southampton, viajó a Cherbourg y desembarcó en Queenstown, la última parada antes de cruzar el Atlántico. Ofrecen quizás la única visión de la gente con vida a bordo del Titanic.

El libro también detalla el desafortunado encuentro y choque con el iceberg, los intentos después de obtener ayuda utilizando la radio, y finalmente el horror de cientos de pasajeros al darse cuenta de que no había suficientes botes salvavidas, permitiendo primero que subieran niños y mujeres, y falleciendo muchos hombres.

Entre ellos Isidor Straus, copropietario de los grandes almacenes Macy's. A su lado falleció su mujer Ida, de 40 años, que decidió que debían morir juntos.

Cientos de pasajeros que lograron subir a los botes salvavidas fueron rescatados por el Carpathia, capitaneado por Arthur Henry Rostron, solo horas después del naufragio. Pero muchos murieron en el helado Atlántico.

El libro concluye con fotografías de varias expediciones realizadas después de que el Titanic fuera descubierto tras 73 años a 3.797 metros bajo el mar".

Pero el Titanic también ha servido para montar negocios: la afamada marca de joyas, Roland Jerome, de esas que se promocionan en revistas de aerolíneas, anunció hace tiempo la edición limitada de relojes construidos con metal del casco del Titanic; o al menos así se promocionaron. Costaban un ojo de la cara (USD$26.000 la unidad).

Vea la galería de imágenes y una serie de videos conmemorativos del suceso.

1. El video construido con las fotografías originales de la embarcación, desde su idea en planos hasta su hundimiento, con la canción que hizo Celine Dion para la segunda película más taquillera de la historia, en 1997. Titanic. La primera fue Avatar, de su mismo director James Cameron.

2. Imágenes de cine originales de la época. (En 1912 no existía el video).

3. El Titanic por dentro y sus vestigios a 4 mil metros sobre el fondo marino.

*Con información de Wikipedia.org.